El Veraz  
El Veraz en Youtube
Portada
Audio y Video
Raíces
Los 10+
La otra Cara
Documentos
Estadísticas
Victimas Cubanas
Cartas de Cuba
Galería de Cuba
La del Turista
La del Cubano
Rostros Cubanos
Nostalgia Cubana
Los Interpretes
Galería de Puerto Rico
Isla del Encanto
Sitios de Puerto Rico
Búsqueda
Buscar en ¨El Veraz¨
Sitios de Cuba
Prensa internacional
Artículos anteriores
Artículos anteriores
Divulgue la verdad
Imprimir Articulo  
Envie Articulo  
A Favoritos  
| Semanario El Veraz | San Juan, Puerto Rico | |
Islas

Por Deralte 

Cuando yo era niño tenía una obsesión con las islas que nunca he sabido por qué era o quizás sí, porque vivía en una.

Lo cierto es que en un bloc, como se le decía en mi infancia a un paquete de hojas de papel en blanco o cuadriculadas, dibujaba islas y en ellas ubicaba ciudades, pueblos y puertos, carreteras y vías de tren, playas, golfos y bahías, puntas, cabos y penínsulas, ríos, lagos y lagunas, montañas aisladas y cordilleras, e incluso alguna tuvo su volcán.

Era algo que me fascinaba, como nombrar a cada accidente geográfico que aparecía en el mapa sin tener en cuenta idioma o conveniencia, porque en esa época comencé a aprender inglés de la mano del Profesor Vera.

Hubo algún Salt Mountain, recordando a La Sal, hubo el Ñuño Peak, el Galle Lake y el Paca´s Lagoon. Eran fantasías de niño que dibujaba sus recuerdos, cariños e ilusiones en un mapa.

Después quise ir a más y diseñé ciudades, pero antes de ello, para tener idea de cómo era hacer el mapa de una ciudad, dediqué meses a hacer el mapa de la ciudad en que nací.

La recorrí de arriba abajo cuando yo aún no clasificaba como adolescente. Donde había colinas puse orlas y flechas que indicaban que se subía o bajaba, señalé las cañadas, las calles y parques, ubiqué los monumentos y edificios más importantes, los bancos, comercios, edificios públicos y muchos otros significativos, y en ciertos puntos que para mi eran importantes puse puntos rojos. Casi lo terminé en unas vacaciones, pero lo dejé en la Casa de La Loma para concluirlo en las siguientes y cuando regresé descubrí que lo habían tirado pensando que a mi no me importaba.

No me importó. Mis islas tenían que tener ciudades, pueblos y capitales y diseñé sus mapas. Niemeyer tendría que envidiarme.

Yo no diseñé Brasilia pero diseñé Amanciópolis, la ciudad más bella y acogedora del mundo, que llevaría el nombre de mi madre. No recuerdo cuantas cosas buenas le puse a mi ciudad ficticia en base al mapa que había hecho de mi ciudad natal.

Allí había de todo, todo era bello y organizado, lo único que faltaba eran los violinistas de La Filarmónica de Viena.

Al río lo cruzaba el puente que después se transformaba en calle, los parques abundaban, había estadios, cines y teatros, estaciones de trenes, autobuses y aeropuertos. Había un Ayuntamiento, estación de policía, mercados, instalaciones deportivas y colegios, muchas áreas verdes e incluso un puerto deportivo. Todo como en mi ciudad.

Pero pasó como la otra vez, dejé mis fantasías expuestas a los demás y cuando volví a verlas encontré las modificaciones que alguien se encargó de hacer:

Prostíbulos, casinos, cementerios, juzgados y prisiones aparecían señalados en el mapa.

Por suerte, porque yo se que fue mi hermano mayor quien lo hizo, ni él ni yo sabíamos la importancia de los sindicatos y partidos políticos o los habríamos incluido en mi ciudad.

El tiempo pasó por mi vida. Dejé una isla y fui a otra.

Visité muchas islas, estuve en Las Bahamas y Las Bermudas, fui a Las Británicas, Las Canarias y Las Baleares.

Disfruté de las islas francesas y las italianas, de Malta y Cerdeña y quedé exhausto:

Ninguna era mi isla, la mía estaba en mi mente y en aquellos papeles que me tiraron en La Loma.

Al cabo de los años he comprendido que ningún hombre es una isla, pero esas islas que yo imaginé me hicieron hombre.


Inicio | Puerto Rico | Cuba | La otra Cara | Cartas de Cuba | Conózcanos
© Fecha de Fundación 30 de Julio 2003 El Veraz - Derechos Reservados