El Veraz  
El Veraz en Youtube
Portada
Audio y Video
Raíces
Los 10+
La otra Cara
Documentos
Estadísticas
Victimas Cubanas
Cartas de Cuba
Galería de Cuba
La del Turista
La del Cubano
Rostros Cubanos
Nostalgia Cubana
Los Interpretes
Galería de Puerto Rico
Isla del Encanto
Sitios de Puerto Rico
Búsqueda
Buscar en ¨El Veraz¨
Sitios de Cuba
Prensa internacional
Artículos anteriores
Artículos anteriores
Divulgue la verdad
Imprimir Articulo  
Envie Articulo  
A Favoritos  
| El Veraz. | San Juan, Puerto Rico |
El Guerrero de las Sombras
Puede tambien escuchar el audio de esta entrevista

Trascripción de la Periodista Claudia Márquez del audio de la entrevista realizada en el programa Magazine Cubano, en el que Sr Félix Rodríguez, el principal artífice de la captura del Che, nos narra la historia de su vida, un verdadero testimonio autobiográfico e histórico.

Jay: Esta noche Magazine Cubano les trae un programa muy especial. Un programa digno de ser grabado. Invitamos a todos los amigos oyentes que graban nuestros programas a que preparen sus radio grabadoras porque esta noche traemos un invitado muy especial con un testimonio histórico que les mantendrá atentos toda la noche.

Esta noche, estaremos escuchando el testimonio histórico de un gran cubano. Un hombre que ha dedicado toda su vida a la lucha por derrocar a la tiranía de Fidel Castro desde que este tomo el poder en Cuba en 1959. En la actualidad es el Presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada de Asalto 2506.

Ha estado en otras ocasiones con nosotros en este programa. Hace mas de un año fue entrevistado por este panel, en este programa y a petición de decenas de oyentes que querían que nosotros repitiéramos la grabación de aquella entrevista decidimos traerlo nuevamente y tenerlo con nosotros en vivo para que de esta forma el Sr. Félix Rodríguez, nos de todo su testimonio de toda la valiosa información histórica de lucha que el tiene y que resulta interesante para las generaciones de cubanos más jóvenes que nacimos después de 1959 conocer el testimonio de primera mano, como fue la lucha y todo lo que ha ocurrido en Cuba en estos 46 años en la voz de un protagonista.

Sr. Félix Rodríguez, Buenas Noches, Bienvenido al Programa Magazine Cubano, Jay Martínez le habla.

Félix Rodríguez-Muchas gracias, Jay, es un gran placer estar con ustedes en Magazine Cubano.

Jay: Aquí esta conmigo el Lic. Guillermo Toledo. (saludos mutuos). Esta también el Sr. Alfredo Melero quien es también el Director de la Revista Carta de Cuba (saludos mutuos) y Jorge Félix, quien es el Director del Semanario El Veraz. (saludos mutuos).

Jay: Félix, esta noche, como ya expresé en la introducción, quisimos traerlo a Ud. Ya que su historia, su información y su ejecutoria por estos 46 años de dictadura en Cuba, es muy valiosa e interesante por lo que pretendemos este programa grabarlo y va a ser luego editado y estará en la Internet para que las generaciones más jóvenes de cubanos puedan escucharlo tanto en el exilio como en Cuba. Lo estaremos desplegando en importantes portales de la Internet y nos interesaría conocer toda su historia, todo su testimonio. ¿Cómo se integra Ud a la lucha contra la tiranía de Fidel Castro? ¿Cuándo sale de Cuba? ¿Cuándo regresa? Podemos comenzar ahí y después obviamente continuar con la parte del Che Guevara y su lucha en las selvas de Bolivia, así que los micrófonos son suyos y lo están escuchando miles de personas. Adelante con su testimonio.

Félix: Bueno, muchísimas gracias, un placer estar hablándoles a todos Uds. y en especial al querido pueblo de Puerto Rico que lo consideramos siempre hermanos.

Yo salgo originalmente de un pueblo que se llama Sancti Spiritus, fue donde me crié y que lo considero mi pueblo natal prácticamente.

Mis padres son de ahí. Ahí viví los primeros años de mi vida. En el año 52 me trasladaron a La Habana donde estudie en La Salle y después en la Havana Military Academy y entonces en el año 54 me mandaron a estudiar a Estados Unidos, vine a Pensylvania, un pequeño Colegio que se llamaba Perkiory School , un pequeño colegio que esta a millas de Filadelfia, ahí prácticamente curse mis estudios hasta graduarme de High School en el año 60.

Antes de la graduación del año 60 fue mi primera participación en algo que tenía que ver con Cuba ya que me fui muy joven de allá, me fui con 13 años de edad.

Fue cuando en el año 59 empecé a ver los fusilamientos masivos que se empezaron a llevar a cabo en Cuba, ver como fue la falta de justicia como fue el famoso juicio de Sosa Blanco, donde uno de los supuestos acusadores empezó a apuntar para el Fiscal y empezó a decir, “Ese mismo fue el que mato a mi hermano”, y tuvieron que decirle: “No, ese no es el reo. El reo es el que esta a la derecha”.

Eso fue un burla de lo que es un sistema judicial real como lo conocemos en este país, y entonces decidí que había que hacer algo con respecto a eso.

Estando visitando a mis padres en México, en el año 59, me enteré que lo primero que se estaba creando en contra de Castro era un grupo que se llamaba la Legión Anticomunista del Caribe con base en Republica Dominicana.

Y entonces, pedí una visa a Republica Dominicana, mi padre no quiso firmar porque yo era menor de edad y le dije que la iba a falsificar con conocimiento de el, pero sin la firma de el hice la aplicación, me dieron la visa, y el 4 de julio del 59 todavía no me había graduado de High School en este país y pues me movilicé a Republica Dominicana y nuestro primer entrenamiento fue en una Base Naval que se llamaba la Base Naval de Calderas. De ahí fue donde salió la primera invasión de cubanos a Cuba hacia la ciudad de Trinidad donde se suponía estaba tomada por tropas que eran contrarias a Castro y paso a ser lo que todos conocemos como la traición de Gutiérrez Menoyo y entonces ahí cayeron presos muchos compañeros míos en Cuba.

De ahí fuimos a una Base que se llamaba Constanza donde estábamos entrenándonos y los grupos que estuvieron antes que yo combatieron a los grupos de Fidel Castro que fueron a invadir Republica Dominicana. En el año mismo 59 Castro mando invasiones no solo a Republica Dominicana sino  a Venezuela, la mandó a Panamá y a diferentes partes del continente y en esa ocasión mando mas de 50 hombres por aire al área de Constanza y fueron alrededor de 800 y muchos murieron en el mar. Desembarcaron 200 cerca del área de Puerto Plata y eso los mismos cubanos que estaban allí pues combatieron al lado de las fuerzas dominicanas y capturaron en su totalidad al grupo ese de rebeldes, entre ellos estaba Enrique Jiménez Moyo, un anticastrista que después fue devuelto a Cuba. Entonces, después del fracaso ese de Trinidad regrese a Estados Unidos con Hepatitis, me recupere un poco en Miami y regrese a mi colegio y me gradué en el año 60 de High School en Pensylvenia.

Jay: Félix, vamos a hacer una pausa comercial. A los amigos oyentes le decimos que estamos escuchando al Sr. Félix Rodríguez, directamente desde la Ciudad de Miami con este interesantísimo testimonio real y vivido por el. Este es el programa mas escuchado en este horario en Puerto Rico según la más reciente encuesta de Arbitrion. Enseguida regresamos.

- Jay: De regreso al Programa Magazine Cubano por NotiUno 630, el único programa en la radio en Puerto Rico que le ofrece dos hora dedicadas completamente a difundir la realidad y a denunciar los abusos y los atropellos a los que son sometidos el pueblo de Cuba por la dictadura de Fidel Castro.

Tenemos en la línea al invitado especial de la noche, al Sr. Félix Rodríguez, quien nos esta narrando todos sus testimonios y toda su historia personal en contra de la tiranía de Fidel Castro. Sr. Rodríguez, antes que continué, una vez que llega nuevamente Ud a Estados Unidos que se esta recuperando de la enfermedad, Ud hablo de la traición de Menoyo. Para la generación de cubanos mas jóvenes, que no conocemos cual fue esa traición nos puede brevemente aclarar ese punto. ¿En que consistió la traición de Eloy Gutiérrez Menoyo?

Félix: Mira, en aquella oportunidad el era un Comandante supuestamente rebelde al lado de Fidel Castro y entonces se puso en contacto con amigos que el tenia en Republica Dominicana, inclusive, uno de ellos había sido el hijo del alcalde de Miami, Justo Luís del Pozo, quien lo había ayudado enormemente a el en su vida civil al principio, en Cuba. Entonces, le hizo ver como que estaba conspirando en contra de Fidel Castro y entonces se preparo un grupo que estaba entrenándose en Republica Dominicana, Menoyo les dijo que ellos iban a tomar la Ciudad de Trinidad.

Obviamente, Trinidad ha sido una de las ciudades más rebelde en contra de Fidel Castro, tradicionalmente. Y entonces, se prepara un grupo, entre ellos se encontraba Roberto Martín Pérez, que cumplió 28 años de prisión en las cárceles cubanas inclusive le pidió que fue su intimo amig o el Luisito del Pozo y cuando llegaron a Trinidad en un avión con un grupo de cubanos que iban como entrenadores supuestamente para empezar a ayudar a los grupos que ya supuestamente se habían sumado en contra de Fidel Castro, y encontraron de que el estaba respondiendo a Fidel Castro y los apresaron a todos, inclusive varios de ellos murieron en el desembarco cuando aterrizaron allí en Trinidad, pensando que estaban tomadas por rebeldes en contra de Fidel Castro y no fue el caso sino que había sido un engaño. Y entonces, mucha de esa gente como Roberto Martín Pérez, cumplió 28 años de prisión, torturas en las diferentes prisiones de Cuba e inclusive perdió hasta un testículo de un balazo que le dieron estando en prisión y después de 28 años pues pudo regresar y se encuentra en estos momentos incorporado aquí en el exilio.

Hubo cantidad de presos en aquellos momentos en Cuba. Grupos que en aquellos momentos se rebelaron en contra de Castro y aparentemente como este los había traicionado pues se fueron agarrando mas  presos y muchos de ellos cumplieron años de prisión y otros fueron fusilados también.

Después de eso, como te dije, ya estando en Estados Unidos, me gradué aunque había perdido un semestre, logre graduarme de High School. Había aplicado a la Universidad de Miami Arquitectura que era lo que yo quería hacer. Tenía dos tíos que habían sido ingeniero y arquitecto y me llamaba la atención esa carrera.

Jorge Félix: ¿Que edad tenia Ud en ese momento?

Félix: Bueno, cuando Santo Domingo tenia 17 años de edad.

Jorge Félix: Y como es posible, que tan joven, Ud ya allá tomado conciencia que había que hacer algo en contra de ese régimen cuando la mayoría en aquel momento, supuestamente, lo apoyaba.

Félix: Había que ver en aquello lo que yo ví por televisión, los juicios sumarios que se hacían en Cuba y que obviamente no había ningún tipo de justicia. Prácticamente era un asesinato en masa, fusilaron al principio a miles y miles, algunos quizás con razón y a la mayor parte sin razón porque era de la gente que había sido rebelde y tenia un problema persona con alguien y lo acusaba de que había sido un asesino y venían y lo fusilaban. Así fusilaron a muchas personas acusadas de muertes de personas que posteriormente aparecieron que estaban exiladas en Estados Unidos, Nueva York, diferentes partes de Estados Unidos.

O sea, fue una farsa enorme, allí no habían jueces capacitados, gente inclusive analfabeta formaban parte de los tribunales revolucionarios, ahí no había apelación, ahí nada mas que había la voluntad de Fidel Castro y fusilaron a miles y miles de cubanos en aquella oportunidad. Ver aquello me choco enormemente.

En Cuba antes de eso nunca existió la pena de muerte fue creo nada mas para alta traición y creo que en la Segunda Guerra Mundial algunos espías que agarraron pero el pueblo cubano no conocía la pena  de muerte y fue un impacto grande y un cambio enorme ver esa cantidad de cubanos asesinados en los pelotones de fusilamiento y muchos de ellos murieron gritando: ¡Viva Cristo Rey! Fue algo que me impacto enormemente y por eso fue que decidí que había que hacer algo. Como yo, había cantidad de muchachos jóvenes que estaban aquí, muchos de ellos estudiantes de la Universidad de La Habana, que se sumaron a esos grupos.

Cuando regreso del colegio después de haberme graduado en junio me entere que se estaban entrenando unas fuerzas, no sabíamos donde era, para ir a combatir a Cuba, inclusive, lo que se nos decía era, que era gente de dinero, cubanos que habían perdido cantidad de tierras y que estaban poniendo el dinero para poder regresar allá.

Entonces, me enrole en esa fuerza que mas tarde se convirtió en lo que se llamo Bahía de Cochinos cuando aquello no era Bahía de Cochinos era simplemente un grupo que se estaba entrenando con vistas a buscar una forma de libertar a Cuba.

Entonces, nos trasladaron y resulto el país de Guatemala, en las montanas cerca del Volcán Santiaguito, donde tenían un campo de entrenamiento para los cubanos y entonces inclusive ni siquiera le dije nada a mis padres, mis padres pensaban que yo dentro de un mes iba a entrar a la Universidad de Miami, me habían regalado hasta un auto nuevo y salí normalmente ese día que estaba trabajando en una fishbar, una de pescados pequeñitos tropicales y salí con el traje de botas y demás y short para el fishfarm y de ahí entonces le deje una nota a mis padres, les deje el carro en un lugar con una familia amiga y de ahí prácticamente me fui para los campamentos.

Tuve que hacer un clandestinaje en Miami de tres días porque el avión por mal tiempo no puedo volar y ya yo había quemado las naves, le había dejado la nota a mis padres, entonces me tuve que esconder en Miami por tres días hasta que salio el avión, llegamos a Guatemala y allí nos trasladaron en camiones cerrados hasta un punto llegando lo mas cerca posible de la Base nuestra, que estaba bien alto en las montanas donde ya por las lluvias y el fango no pudo subir mas y el resto lo subimos caminando.

Éramos alrededor de treinta y pico o cuarenta jóvenes que íbamos en ese vuelo.

Entonces allí empezó el entrenamiento en Guatemala. Había cuando yo llegue alrededor de 200 cubanos y em pezó el entrenamiento. Teníamos también una fuerza aérea que estaba relativamente cerca de esa base pero en la parte baja, en un área llamada Retaluleo, que había sido una base de la fuerza aérea guatemalteca, y la mayoría eran pilotos civiles que habían volado en Cubana de Aviación, algunos pilotos militares también, allí nos estaban entrenando con antiguos B-26, que se habían utilizado en la Segunda Guerra Mundial pero eran aviones que estaban en la guardia nacional de Alabama y entonces empezamos a entrenarnos en esos aviones. De ahí se hicieron varios tiros a las fuerzas guerrilleras que existían en las áreas montañosas del Escambray y aviones de transporte nuestro.

Lic. Toledo: Félix, perdóname, en ese momento ¿ya tú estabas conciente que era los norteamericanos los que estaban detrás de eso?

Félix: Cuando llegamos allí obviamente empezamos a pensar que si. Había personal americano sobre todo como instructores de nuestro personal. Inclusive, había una persona que después nos enteramos tenia el grado de General Petcher Dustur, nadie sabia que tenia el grado de General y era uno de los instructores que tenían nuestros pilotos ahí. Poco a poco empezamos a ver la gran cantidad de ayuda, la forma en que salimos, por ejemplo, a mi me llevaron a una finquita apartada en el área de Hunsted, cerca de Miami, donde ya nos quitaron la ropa de civil nos dieron uniforme, nos metieron en camiones cerrados y nos llevaron a un aeropuerto que no sabíamos cual era, nos dieron como cuatro horas de vuelta por el área de Miami para que pensáramos que estábamos mucho mas lejos.

Después nos enteramos que era el Aeropuerto  de Opalaca. Entonces, un gran angar, que eran los antiguos angares aquellos que se usaban cuando la Segunda Guerra Mundial para los zeppelines, allí entramos el grupo de cuarenta y pico de hombres que íbamos a abordar el avión para ir a Guatemala, que después resulto ser Guatemala pues no sabíamos adonde íbamos. Inclusive teníamos Inmigración americana, ahí nos tomaron nota de cada uno para ellos tener record interno de que habíamos salido del país porque no teníamos pasaporte ni teníamos nada. Pero si con el nombre nuestro y las especificaciones llenaron unos papeles que se quedaron con ellos para tener en record que habíamos abandonado el país. Ya ahí se empezó a ver que obviamente estaba la mano del gobierno de Estados Unidos.

En Guatemala empezaron a entrenarnos hubo una situación a finales de octubre principios de noviembre donde hubo un alzamiento del Ejercito Guatemalteco en un área cerca de la costa, Puerto Barrios, y entonces, se nos pidió ayuda a los cubanos porque era contra el Presidente Ibigora Fuentes, el Presidente que nos había estado ayudando y nos había dado la autorización para crear esas bases en Guatemala. Entonces, nosotros nos brindamos de voluntarios. Fue el primer grupo de alrededor 200 cubanos que estábamos allí y nos llevaron en camiones desde la loma hasta la base aérea de Retaluleo.

 Nos dijeron que el área de Puerto Barrios estaba tomada por los soldados rebeldes y entonces nos entrenaron en los aviones C-47 de transporte porque nos dijeron que teníamos que tirarnos en un territorio enemigo, la pista estaba tomada por los rebeldes y teníamos que bajar rápidamente del avión para nosotros tomar la pista y poder empezar a desplegarnos. Nunca habíamos hecho eso. La mayor parte éramos estudiantes, con muy poca experiencia militar. Nos practicaron de los aviones primero parados para tirarnos con unas sogas, yo llevaba una calibre 30 con un ayudante, dos veces hicimos esa practica y la tercera con el avión moviéndose tirándonos por la soga y todo quedo bastante bien.

Esperamos como una hora antes que saliera el sol y despegamos por dos aviones B-26 a Puerto Barrio donde nuestra aviación bombardeo el avión mió fue el primero que aterrizo pero sin embargo cuando estaba llegando al final de la pista aparentemente el capitán guatemalteco que iba con nosotros escucho que nos estaban tirando y entonces obviamente dio ordenes de que despegáramos otra vez. O sea tocamos tierra pero salimos otra vez, no llegamos a desembarcar.

Jay: Félix, son las 9 y 30 de la noche en toda La Isla del Encanto tenemos que identificar la emisora. Regresamos inmediatamente al Programa Magazine Cubano por NotiUno 630 donde tenemos una garantía que solo hablamos, analizamos y discutimos las noticias de Cuba. La decisión de la sintonía es suya. Ya regresamos.

Jay: De regreso al Programa Magazine Cubano por NotiUno 6 30 el programa que une al exilio cubano en Puerto Rico. Esta noche tenemos un interesantísimo programa, tenemos un invitado muy especial, tenemos a un gran cubano en la línea telefónica, al Sr. Félix Rodríguez, un incansable luchador por la libertad de Cuba y en contra de la tiranía de Fidel Castro quien nos esta narrando toda su historia personal y su testimonio y experiencia en la lucha durante estos 46 años de dictadura. Sr. Félix Rodríguez, antes que Ud continué quiero hacer una aclaración. Usted tiene un libro. ¿Cual es el titulo del libro?

Félix: El libro se llama El Guerrero de las Sombras y fue editado en el año 89 en ingles (Shadow Warrior) en el 90 salio publicado en México y Buenos Aires, Argentina con el nombre de Guerrero de la Sombra y también salio en el 90 en Japón, donde se tradujo al japonés, y en el 99 se publico en la Republica Checa y salio en checo.

Jay: Y en la actualidad ¿donde se puede conseguir este libro para el beneficio de los oyentes?

Félix: Si, la única persona que lo tiene aquí en Miami es la Librería Impacto que esta en la 73 Ave y la Ocho Calle del South West de Miami, es la única que en estos momentos todavía tiene el libro porque se agoto y es otra edición que se hizo posteriormente y son los únicos que tienen las únicas copias del libro permanentemente ahí.

Jay: Pues continué Ud con su testimonio.

Félix: De ahí cuando regresamos nos dijeron que le habían comunicado a los rebeldes de que había una unidad de mil hombres preparada hasta los dientes para desembarcar y si ellos no se entregaban aquello había sido una escaramuza nada más y se entregaron. O sea, se acabo con la revuelta que estaba contra el Presidente Irigoza Fuentes, recuerdo que al día siguiente vino el Ministro de la Defensa y unos generales de Guatemala, nos reunieron, nos dieron las gracias y nos dijeron que el Presidente nos otorgaba simbólicamente la ciudadanía guatemalteca a todos los que habían participado en esa operación.

Seguimos entrenándonos y vino entonces el famoso cambio porque al principio no era una invasión la que había llevado a cabo tipo Bahía de Cochinos, el concepto original cuando nos llevaron a los campamentos era un concepto que había sido establecido por la Administración de Eisenhower, el general de cinco estrellas que fue el que peleo en la Segunda Guerra Mundial  y el Presidente Eisenhower fue el que inicio esa operación y era un concepto de guerra de guerrillas, en el campamento teníamos un coronel graduado del Pentágono de origen filipino que le decíamos Valeriano, su verdadero apellido era Vallejo, y el había sido muy exitoso en la guerra contra los Hauks en Filipina, se estaba preparando para un guerra de guerrillas que iba a llevarse a cabo en el Escambray.

Se iniciaron primero los que se llamaron los tines grises, que éramos casi todos muchachos jóvenes, la mayor parte estudiantes, cuando aquello yo y la mayor parte de mis compañeros teníamos 19 años, creo que uno de los mas jóvenes tenia 16 años, y entonces esos grupos se iban a entrenar en armamentos, inteligencia, guerra psicológica, comunicaciones, iban a ser grupos de cinco que iban a entrar de negro o sea clandestinamente a Cuba, marítimamente y por aire, para trabajar entre la resistencia interna y las guerrillas que ya existían en aquel momento en el área del Escambray, cerca de mi pueblo natal de Sancti Spiritus.

Entonces una vez que se establecieran ese tipo de contactos y se pudiera llevar personal a fines con nosotros a las montanas, iban a entrar los llamados “tines negros”, un grupo de 25 hombres, cada unidad altamente entrenada en armamentos, demolición, recepción aérea y marítima, eran los que iban a recibir el armamento del extranjero por aire y por mar, e iban a empezar a entrenar esas un idades de cubanos que se nos iban uniendo y cuando hubiera una guerrilla lo suficientemente fuerte para liberar una pequeña área donde el gobierno no pudiera entrar, entonces el grueso del personal entrenado en Guatemala iba a llegar con un gobierno provisional, una estación de radio y se iba a declarar un gobierno en armas que iba a ser reconocido por la Organización de Estados Americanos (OEA) y Estados Unidos y prácticamente ese era el final de Fidel Castro. Ese fue el concepto original de Eisenhower.

Cuando el Presidente Kennedy gana las elecciones a principios de noviembre que se le da un briefing de toda esa operación entonces llegan a la conclusión de que si, que se iba a continuar con ella pero quería cambiar el concepto operacional. Entonces, se eliminan los tines negros, los tines grises donde estaba yo, esos si se mantienen para trabajar con la resistencia interna y se empieza a preparar una mini brigada para desembarcar por algún punto de Cuba y se escoge originalmente, eso nos enteramos nosotros posteriormente, cuando aquello no se nos informaba de nada, de que iban a desembarcar precisamente por la Ciudad de Trinidad, que era una de las ciudades mas anticastristas que existían en la Republica de Cuba.

Tenia un muelle grande donde los barcos podían atracar directamente y podíamos desembarcar directamente del barco al muelle sin necesidad de hacer un desembarco anfibio con lanchas y también tenia una pista en ese lugar y al lado tenia las montanas y había un hospital que muchos conocen, el hospital de Tope de Collantes, que estaba siendo usado en aquellos momentos como tipo de prisión, habían mas de dos mil prisioneros, de guerrilleros que habían sido capturados y que habían estado operando en el Escambray.

Entonces, la idea era que tomando esta ciudad, de entrada ya teníamos alrededor de 2000 hombres que la mayoría de ellos tenían entrenamiento en armamentos y de ahí entonces consolidar el gobierno provisional y hacer lo mismo en más corto tiempo. Ese fue el concepto original.

De ahí a nosotros en el mes de diciembre nos sacaron a los tines de infiltración que eran ochenta hacia territorio de Panamá y entonces en una base de uno de los fuertes americanos, nos llevaron también en camiones sellados sin saber adonde íbamos pero obviamente estábamos oyendo los barcos, vimos un canal desde las montanas cuando hacíamos observaciones y caminatas y obviamente no habíamos viajado para creer que estábamos en el Canal de Suez sino que precisamente habíamos llegado al Canal de Panamá. Ahí se nos dio un entrenamiento intensivo de diferentes tipos de armas, sobre todo armamento soviético y de ahí empezamos a prepararnos para regresar a Estados Unidos para entonces ser infiltrados en Cuba y trabajar con la resistencia interna.

Estando ahí, un compañero mió que ya murió, Segundo Borges Ranzola, un muchacho joven igual que yo, tenia la misma edad que yo, 19 años, hablamos con el norteamericano que estaba a cargo y nos brindamos de voluntarios para eliminar físicamente a Fidel Castro porque considerábamos que eliminándolo a el podíamos cortar enormemente la guerra en Cuba y salvar vidas. Se nos tomo en consideración, se nos acepto aparentemente esa propuesta nuestra, y cuando esperamos el año ahí en Panamá, a principios de enero nos llevaron entonces hacia Estados Unidos, nos llevaron a una especia de motel apartado en el área de Hunsted y de ahí empezó entonces a preparar los tines que iban a infiltrarse en Cuba.

Los tines de infiltración entramos a Cuba en tres formas diferentes. Hubieron unos grupos pequeños que fueron por el aeropuerto normalmente, con documentación y con la cubierta de que eran estudiantes regresando de Estados Unidos a Cuba, iban con sus pasaportes reales, con sus nombres verdaderos, le habían dado practica de que supuestamente habían estado en tales y tales universidades, los habían llevado a esas universidades y los habían llevado incluso en los autobuses de esas universidades para que si le preguntaban en Cuba podían dar testimonio y dar detalles de las rutas de autobuses, como lucia el pueblo, etc., etc.

Hubo un solo grupo que entro por aire, se tiro en paracaídas y llegaron después a La Habana. La mayor parte de los tines de infiltración entramos por mar en forma clandestina. habían elementos de la resistencia interna que nos estaban esperando en las costas cubanas y entonces a través de las estaciones de radio clandestinas que teníamos entre Estados Unidos y La Habana se establecía el punto de contacto a una hora y entonces un barco pequeño de veinte y pico de pies nos llevaba hasta las costas cubanas, a las costa norte y ahí éramos recibidos por los tines de recepción, organizados por la resistencia interna, que nos entraban en Cuba y nos llevaban a casas de seguridad donde obviamente podíamos albergarnos ya que no podíamos llegar a ningún hotel ni nada, la documentación que teníamos era bastante pobre, teníamos nada mas un documento del censo laboral, una hojita nada mas con un numero y a su vez cartera de manejar de Cuba, no teníamos ninguna otra documentación.

Yo recuerdo que el grupo mió entro el 28 de febrero por arcos de Canasi y nos estaba esperando un team de recepción, habían mas de 25 campesinos, cortadores de cana del Central El Puerto, posiblemente sea la gente mas pobre de Cuba y sin embargo eran la gente que mas ardientemente estaban en contra del gobierno de Fidel Castro.
Antes de eso, se me había olvidado mencionarte, como nos habíamos ofrecido como voluntarios para eliminar a Castro se nos llevo en tres oportunidades, que fracasó la infiltración porque el barco que se suponía nos estuviera esperando cerca de las costas cubanas no se encontraba ahí, entonces nunca logramos entrar y después cambiaron los planes, pero fuimos tres veces después en un barco de Straiser, un pariente del Presidente Kennedy con nacionalización ucraniana y un capitán americano y armamento soviético y entonces entramos a aguas internacionales cubanas y nunca encontramos el punto de entrada ni el barco que supuestamente nos estaba esperando. Tuvieron que regresarnos otra vez a Estados Unidos, lo hicimos tres veces y entonces ya a la cuarta vez me quitaron el fusil con mira telescópica que me habían dado y aunque la operación había cambiado me agregaron dos hombres mas al team, o sea, un team de cinco y entonces entre como parte del team de infiltración de Las Villas, que es mi provincia original.

Lic. Toledo: Algunos de esos hombres que entraron contigo ¿murieron?

Félix: En ese momento no. Yo tuve la suerte que de tres miembros del team mió fueron capturados y lograron escapar y regresar aquí otra vez a Estados Unidos por suerte. Pero ninguno fue ejecutado dentro de Cuba.

Hubieron otros, de otros tines de infiltración como Ñongo Puig que si fue capturado y fue ejecutado por Castro. Hubo varios, como cinco diferentes de otros tines y algunos que cumplieron más de veinte años de prisión que en el proceso de infiltración en el trabajo de captación dentro de la Isla fueron capturados. Por suerte, del team mió los que cayeron presos lograron escapar y el resto de nosotros, cuando todo fracaso, logramos entrar a las diferentes embajadas en La Habana, pedimos asilo político, y en el caso mió tuve que esperar como tres meses y medio a que me dieran salida vía Venezuela yo estuve en la embajada de Venezuela que fue una de las que mejor se porto con los cubanos en aquella oportunidad.

Como te dije, a nosotros nos esperaron estos campesinos en la costa. Teníamos que caminar varios kilómetros para llegar a la vía Blanca, que es una carretera que va entre La Habana y Matanzas después va hacia la ciudad de Varadero, el centro veraniego mas bonito de Cuba, y ahí nos llevaron a una casa de un par de viejitos que trabajaban en la compañía de electricidad y entonces nos albergaron y entonces nos movíamos con personal interno, de la resistencia interna que existía ahí.

Fuimos a diferentes partes de la Isla hasta esperar otro cargamento de armas que después no llego. Entonces, fuimos y le dimos el apoyo a esa resistencia interna, entramos alrededor de 35 hombres, cinco por cada provincia, y de manera individual trabajar con la resistencia interna.

Desgraciadamente, cuando fue la invasión, no se nos aviso ni se nos dio ninguna información de la llegada de la invasión.

Alfredo Melero: Pero ¿no era el propósito, precisamente ese, que Uds. estuvieran adentro para que informaran a la resistencia interna de que iba la invasión para allá y entonces se sublevaran?

 Félix: Teníamos una serie de misiones que se habían planeado y yo creo que estaban muy acertadas, teníamos ya explosivos y demolición para volar puentes, si se hubiese coordinado y nos hubiesen avisado con antelación nos era a nosotros muy factible haber volado los puentes que están entre el área que va para Girón. O sea, que el avance de los tanques soviéticos.

Desgraciadamente, no se nos aviso o las personas que estaban manejando a ese nivel norteamericano en Estados Unidos consideraron que no querían decirlo por si había alguna penetración, lo que para mi fue un error, porque Castro tenia espías en el área de Nicaragua, de donde desplegó la invasión. Antes de salir nuestras fuerzas se movilizaron de Guatemala a Puerto Cabezas, el lugar mas cercano para Cuba y de ahí salieron los barcos y de ahí también se estableció nuestra fuerza aérea para apoyar a la invasión.

Pero no se nos dijo absolutamente nada, yo prácticamente me entere por la radio de Cuba. El 17 de abril yo estaba en La Habana y ese día fui a Varadero a recoger a un compañero para salir a Santa Clara, que era mi punto original para trabajar, la provincia que se me había asignado, y sin embargo, esa mañana temprano ya habían empezado los bombardeos y esa mañana por la radio de Castro fue que nos enteramos que ya había entrado la invasión y Castro ya había desplegado todas las milicias y un terrorismo extraordinario por todas las ciudades especialmente la Ciudad de La Habana. Desarticulo por completo a la resistencia interna que estaba muy bien organizada en ese momento.

Ellos mandaron unidades militares a rodear casa por casa, manzana por manzana, en toda la Ciudad de La Habana, y no era el hecho de que te cogieran con algo, simplemente si tu no pertenecías a una Unidad Militar, te decían, lo sentimos mucho pero por seguridad nacional tenemos que llevarlo y cogian preso a todo el mundo. Cogieron en La Habana a mas de 200 mil presos, o sea, los metían en campos de pelota que tenían cercas altas y habían cien, ciento y pico mil personas, el Teatro Blanquita, por ejemplo, es un teatro que estaba en Miramar, metían hasta 5000 personas e inclusive hubieron epidemias, mujeres, niños, aquello fue un desastre total.

Coger tantos cientos de personas en toda la Isla, cayeron muchos de la resistencia interna, que prácticamente se desarticulizó. Hubieron muchos que después lo soltaron porque no tenían ni idea de a quienes ellos tenían presos. De hecho, rompieron muy bien la organización de la resistencia interna que estaba muy bien organizada.

JAY: Félix, tenemos que hacer una breve pausa comercial. Estamos escuchando el testimonio histórico de este gran cubano, Félix Rodríguez, ya estamos en la fase de Playa Girón, muy interesante toda esta parte de la historia que muy pocas personas conocemos. Sobre todo las generaciones de cubanos más jóvenes este testimonio les va a ayudar mucho a comprender aun mejor todo lo que ha sucedido en Cuba. Usted esta escuchando el único programa en Puerto Rico dedicado exclusivamente a denunciar la realidad cubana. Ya regresamos.

Jay: Queremos decirle a los amigos oyentes que tienen que tener un poco de paciencia. Ya nos han estado llamando Félix algunos oyentes a redacción que quieren escuchar ya la parte de la captura del Che Guevara pero esto es por parte, ya que estamos grabando este testimonio de nuestro compatriota Félix Rodríguez, como les dijimos al principio del programa que se va a poder escuchar días posteriores y así por mucho tiempo en diferentes portales de la Internet. Luego estaremos entrando en un periodo de preguntas a nuestro compatriota y va a ser mucho más interesante. Si tenemos tiempo le daremos participación a algunos oyentes que tengan preguntas únicamente relacionadas con el tema que hemos estado hablando.

Félix: Estábamos ya en el 17 de abril con la invasión y la represión masiva de Castro. Había dos cosas paralelas, la resistencia interna y la forma en que estaba siendo diezmada y otra fue el combate de Girón. En Bahía de Cochinos se vieron paginas de historia, se vieron actos de heroísmo extraordinario de aquellos hombres que pelearon hasta que se quedaron sin balas.

Desgraciadamente, no había un plan de contingencia hubieron una serie de factores por los cuales no tuvimos la supremacía aérea lo cual era mandatorio para ganar ese combate.

Seis semanas antes de la invasión, por motivos de que no querían que fuera tan obvia la participación americana a los ojos del mundo, se cambio el punto de Desembarco de la Ciudad de Trinidad para lo que después resulto ser Bahía de Cochinos, un lugar mucho mas apartado, solitario, y rodeado de ciénagas por todas partes. Donde si existía una pista, que fue la que se iba a utilizar para que los B-26 operaran desde ahí.

En nuestros barcos venían municiones, combustible, venia la famosa estación de radio para transmitir al pueblo de Cuba, nuestros mecánicos de la aviación ya estaban en tierra y muchos de ellos cumplieron años de prisión después del fracaso de Girón.

Desgraciadamente, los bombardeos que eran críticos para tomar todos los aviones de Castro, eliminarlos, no se llevaron a cabo por una situación política de Adelay Stevenson, que estaba en Naciones Unidas, y que no había sido informado de la invasión y de lo que estaba llevándose a cabo y entonces el le dijo a la Administración que si no paraban esos bombardeos renunciaba a las Naciones Unidas y lo pararon.

Eso fue lo suficiente para dejar con vida a aviones a chorro de turbina T33 y AT6, los cuales no eran compatibles para combatir con un B-26 que es un bombardero ligero. O sea, era como de león a mono amarrado y a nosotros no se nos permitía reabastecer a ninguna parte que no sea Centroamérica.

Nuestros aviones tenían que volar sin las ametralladoras de cola, para tener mas combustible desde Nicaragua hasta Bahia de Cochinos con más de tres horas de vuelo, combatir de 20 a 30 minutos y tenían que regresar a reabastecerse. O sea, que acababan muertos de cansancio los pilotos, más de siete horas en llegar al lugar y regresar por tan solo ese tiempo tan corto de combate.

Entonces, los aviones de ellos lograron hundir el barco nuestro que llevaba todas las municiones, el combustible, los equipos de radio. No había un plan de contingencia para reabastecer la brigada. La Brigada cumplió su objetivo las primeras horas de Girón. Lograron tomar la cabeza de Playa, tomaron Girón, y tomaron el aeropuerto, y las tropas de Castro que eran alrededor de 80 mil, no pudieron en los tres dia, mientras la brigada tuvo munición.

Cuando se quedaron sin balas no quedo otro remedio que internarse la mayor parte en la selva, a tratar de escapar, otros trataron de escapar por barcos, y entonces vino la debacle de Bahía de Cochinos.

Jorge Félix: ¿Cuantos fueron por Bahía de Cochinos en total?

Félix: Por ahí fueron mil 300 hombres aproximadamente los que desembarcaron.

Había otro batallón que se estaba terminando de entrenar en la base que se quedo allá. De esos mil y pico que combatieron. Ya te digo, Fidel mando una brigada de 60 mil hombres para Bahía de Cochinos, con tanques soviéticos. Nosotros teníamos nada más que cinco tanques y uno de ellos llego con la torreta defectuosa y no podía subir. Mientras tuvimos municiones y el escaso tiempo de nuestra aviación combatiendo contra la aviación de Castro, a el se le ocasionaron desgraciadamente, porque todos somos cubanos, mas de 3 mil bajas, dicho por los mismo paramédicos que después vinieron.

Aunque el obviamente, le miente al pueblo de Cuba y le dice que tuvieron alrededor de 200 bajas. Fueron más de 3 mil a 4 mil bajas las que ellos tuvieron. Nosotros tuvimos un total de 104 de los cuales 68 nada más murieron en combate.

El resto fueron 10 que murieron en el barco de falta de comida, estuvieron como más de dos semanas en alta mar sin que nadie los rescatara y se fueron muriendo poco a poco. Hubo cinco que murieron en las cárceles de Cuba por falta de trato, hubo cinco que fueron fusilados por Castro después de ser capturados y hubo otros de los tines de infiltración que murieron también fusilados en La Habana. Fueron capturados por la resistencia y después otros fueron muriendo. Uno de ellos murió en los barcos por una calibre 50. Y varios que murieron en el entrenamiento en el campamento.

Jay: Félix, ¿y los que murieron en la famosa rastra?

Félix: De eso tiene una gran responsabilidad Osmany Cienfuegos, pues a ningún brigadista jamás eso se les va a olvidar. A sabiendas de que se iban a ahogar y se lo dijo el chofer de la rastra y el tipo lo amenazo con que lo iba a meter a el también allá adentro. El tipo le dijo que si los trancaba ahí se iban a morir y el dijo, “mejor, así nos ahorramos las balas”.

Y metió ciento y pico de hombres en una rastra cerrada, con una hebilla pudieron abrir unos pocos huequitos que entraba un poquitico de aire y cuando la rastra llego a La Habana, después de tantas horas cerradas, habían ya nueve cadáveres dentro de la rastra. Nueve murieron asfixiados por ordenes de Osmany Cienfuegos, que es el hermano de Camilo Cienfuegos, que mientras exista un brigadista ese Señor tendrá que responder a la justicia por ese crimen inhumano que hizo en la famosa rastra de la muerte que fue de Girón a La Habana.

Cuando llegaron a La Habana y abrieron la rastra lo que salía era olor a orine y sudor porque en todas esas horas no los habían dejado salir a ninguno de ellos y ya había nueve muertos asfixiados dentro de la rastra.

Jay: Félix, cuando yo estudiaba en Cuba y llegaba la época de hablar de Playa Girón, de la cual el gobierno se vanagloria de que esta fue la primera derrota del imperialismo yanqui en América, cuando llegaba este tiempo en la clase de historia, se mencionaba al General Rafael del Pino como uno de los grandes héroes de esta batalla en contra de los “mercenarios” y se decía en aquel entonces, en las escuelas, que el General Rafael del Pino le había causado a Uds. muchas bajas con una simple avioneta de fumigación, le había hecho mucho daño a las embarcaciones de los “mercenarios”. El General Rafael del Pino ya lleva varios años en el exilio. No se si has tenido algún contacto con el. ¿Que nos puedes hablar tu de Rafael del Pino y que hay de realidad en esto?

Félix: En primer lugar, no era ninguna avioneta de fumigación. Ellos tenían los T-33 y sobretodo el T-33 era un avión a chorro, que tiene ametralladoras y cohetes y entonces fueron varios, fueron el, Carreras, Prendes, que después vino para acá también. Prendes había sido instructor militar de algunos compañeros nuestros que le decían que se pasara para el bando de acá y el tipo con varios improperios les dijo que los iba a matar, de palabra, no se puede decir lo que el les dijo por la radio, sabiendo que era una lucha de león a mono, porque eran bombarderos lo que ellos tenían y lo de nosotros aviones ligeros. Se les paro en la cola de compañeros de el, que habían convivido con el y los tumbo y después vino para el exilio y murió aquí en el exilio.

Jay: De regreso al Programa Magazine Cubano por NotiUno 630. El Programa que une al exilio cubano en Puerto Rico. Esta noche con un interesantísimo programa. Un programa histórico, en el que tenemos a su protagonista en vivo narrándonos toda esa historia de los comienzos de la lucha en contra de la tiranía de Fidel Castro, Playa Girón y luego vamos a entrar a como se captura al Che Guevara en la selvas de Bolivia. Tenemos a Félix Rodríguez, quien esta con nosotros en vivo y nos esta trayendo esta fascinante historia. Félix, adelante Ud con su testimonio.

Félix: Bueno, una de las cosas que me enorgullece haber visto fue estando en La Habana, ya había ocurrido la debacle y habían agarrados presos a la mayor parte de nuestros brigadistas, yo recuerdo estar mirando la televisión y ver cuando el Sr. Fidel Castro estaba pasando por en frente de un grupo de brigadistas presos y ve a un compañero nuestro Tomas Cruz que es negro. Y entonces, cuando lo ve Fidel Castro se para delante de el y le dice, “¿Oye tu, negro, y tu que haces aquí? ¿Tú no sabes que ahora te puedes bañar en las playas de los blancos que antes no te podías bañar? Y ese hombre con una integridad extraordinaria se paro y le dijo: “Yo no he venido aquí a bañarme a ninguna playa yo he venido aquí a luchar por la libertad de mi patria”. Castro no sabia que hacer. Quitaron las cámaras de televisión, pusieron anuncios, aquello se acabo como la fiesta del guatao, porque el no sabia que contestarle a ese Señor.

Jorge Félix: Eso nunca se ha dicho en Cuba.

Félix: Sin embargo, salio por televisión que lo vieron todos los cubanos.

Jorge Félix: Si, pero le digo que el gobierno cubano siempre se refiere a las palabras que el dijo Fidel pero nunca se refiere a las palabras que dijo esa persona. O sea, le estoy hablando lo que se escribió después.

Félix: También hubieron muchos testimonios de la gente que estaban entrevistando que hablaron con una integridad extraordinaria en ese proceso. De ahí, tuve que meterme a la embajada de Venezuela, ayudado por la embajada de España, por la muchacha que me manejaba a mi en la resistencia interna, tenia contactos en la embajada de España, y entonces me sacaron en el edificio de apartamentos donde estaba escondido el 20 de abril y me llevaron para el apartamento de uno de los oficiales diplomáticos de la embajada española.

Saliendo del edificio nuestro atrás entro un camión de milicianos que rodeo el edificio para empezar la famosa búsqueda y meter preso a todo aquel que no estaba con el régimen identificado. Entonces, el 26 de abril me dieron asilo político en la embajada de Venezuela donde permanecí hasta el 13 de septiembre, que salí en un avión de venezolana con un grupo de cien cubanos más. En la residencia del embajador habíamos mas de 300 aquello era enorme, dormíamos en el suelo, había cuatro baños para bañarse 300 y pico de personas, donde había mujeres, niños pero déjame decirte, la embajada venezolana se porto como ninguna.

Ahí no nos cobraron ni un solo centavo por la comida, el embajador corría con todos los gastos y le dio asilo político a todo el cubano digno que lo necesitaba en aquella oportunidad. Inclusive, el ex presidente Urrutia que había sido el primer Presidente que Fidel Castro puso y que cuando el dijo que iba a declarar que el no estaba de acuerdo con el comunismo pues lo marginaron, lo sacaron del poder y lo tenían prácticamente preso en su casa.

Cuando el 17 de abril, que hubo la invasión, muchos de esos milicianos con miedo se fueron de las postas de la casa y el logro escapar y entonces se metió en la embajada de Venezuela, donde yo lo conocí, conocí a el y a su familia en los cuatro meses y pico que estuve en esa embajada. El 3 de septiembre Salí con un grupo de compañeros para Venezuela, estuve solamente una semana y pico en Venezuela, ahí me traslade a Estados Unidos, incluso para octubre o noviembre yo había regresado con un team de infiltración a Cuba pero ya con fines de inteligencia.

Jay: ¿Ya era Ud miembro de la CIA en ese entonces?

Félix: Entonces a partir de ahí empezamos a tener otros contactos mas directos con los norteamericanos y podía decirse que aunque en aquel momento aunque no se hablaba de CIA ni nada de eso, prácticamente ya sabíamos que eran los servicio de inteligencia de Estados Unidos.

Jorge Félix: Que edad tenia Ud en aquel entonces?

Félix: Alrededor de 19 a 20 años mas o menos. De ahí entonces decido casarme. En el año 62 me fui de la Agencia y lo que dure fue muy poco porque vino la crisis de octubre y me llamaron de nuevo para que fuera y me tirara en paracaídas cerca de una base soviética en Santa Clara y poner un radio, para que la aviación fuera a bombardear.

Cuando aquello estaba muy de cerca una invasión norteamericana por la crisis de los cohetes. Sin embargo, ya cuando íbamos a salir en el avión a tirarnos en paracaídas sin haberme tirado nunca en mi vida en paracaídas se cancela la operación porque Kruschev dio marcha atrás y retiro los barcos que traían los misiles atómicos para Cuba aunque ya había algunos dentro de la Isla.

Entonces seguí trabajando con la Agencia, ya me había casado, el Presidente Kennedy saco la brigada de prisión a finales del año 62 y entonces se le dio cavidad y yo creo que eso le costo la vida al Presidente Kennedy, ya el estaba decidido a eliminar a Castro a toda costa quizás no tanto porque nos adoraba a nosotros sino porque Castro lo había hecho quedar en ridículo a el y a su administración.

Entonces, cuando saca la brigada de prisión, le da entrada a oficiales de la brigada en el ejercito americano donde habíamos 210 oficiales aproximadamente con el grado de segundo teniente, grado que fue dado por el por un acto presidencial, ya que nosotros no éramos ciudadanos americanos ni siquiera éramos residentes, teníamos el estatus de refugiados nada mas.

Sin embargo, vestíamos el uniforme de las fuerzas armadas de Estados Unidos con el grado de segundo teniente y de ahí entonces el Doctor Artigas nos saco para una operación especial en Centroamérica donde nos dijo que el Presidente nos apoyaba y su contacto directo era Bobby Kennedy.

Salí del ejercito después de eso para esa operación, desgraciadamente, con el asesinato del Presidente, después se nos dijo por el propio presidente Johnson de que la promesa del Presidente Kennedy de entregar esa bandera que se le entrego a finales del año 62, muy pronto en una Cuba libre había muerto con el asesinato del Presidente.

Entonces de ahí cambiaron las prioridades, muchos se fueron de las fuerzas armadas, otros se quedaron e hicieron carrera dentro de las fuerzas armadas y llegaron hasta el grado de coronel, en mi caso segui trabajando en operaciones con la agencia donde hicimos operaciones de comando contra Cuba.

Fui a Venezuela a un operativo de la Agencia para apoyar al sistema de comunicaciones contra las guerrillas que Castro tenia en esos momentos en Venezuela. Después entonces en el 67 fue cuando se me comisiono para ir con otro compañero mas a Bolivia a asesorar al ejercito boliviano y te voy a narrar eso por arribita para después entrar en detalles porque sino nos vamos a quedar ahí.

Después de Bolivia y después de la captura del Che regrese a Estados Unidos. Entonces me mandaron a trabajar como asesor a una unidad presidencial en el Ecuador, de ahí al Perú, una unidad paracaidista, y me toco inclusive que nos rodeara el ejercito y dimos un golpe militar contra el Presidente Belaun de Terry por Velasco Alvarado que se giro totalmente hacia el comunismo después de aquello y entonces ya se paro la asistencia militar de Estados Unidos al Perú.

Entonces, en el 60 fui de voluntario a Viet Nam, estuve operando unidades paramilitares contra el Viet Com, la estructura del Viet Com alrededor de la Ciudad de Sai Gong, del año 70 al año 72, después en el 73 estuve de asesor de las fuerzas armadas en la Argentina, en el 74 y 75 en el área del Caribe, inclusive pasaba mucho por Puerto Rico, para de ahí visitar las diferentes islas que nosotros cubríamos de inteligencia y en el 76 me retiraron por motivos de seguridad porque me habían amenazado de muerte y había una seria de situaciones cuando aquello y sin embargo, en el 85 fui de voluntario y estuve volando con la fuerza de El Salvador contra las guerrillas comunistas en El Salvador y mi primera operación fue cuando capturamos a la Comandante Nidia Díaz.

Si quieres, ya podemos entrar mas en detalles de lo que fue la operación en Bolivia.

Jay: Yo quiero hacerle una pregunta antes de entrar con lo de Bolivia. ¿Ha sido Ud victima de algún atentado por parte del gobierno de Fidel Castro?

Félix: Mira, han habido muchas indicaciones. Por ejemplo, estando yo en Viet Nam a finales del año 70 me llamo el Jefe de Estación de la Agencia para decirme que no volara directamente a Miami porque había un desertor cubano en Paris que le había dicho que un compañero de el, le había comunicado que iban a secuestrar el avión del cubano que había participado en la muerte del Che Guevara.

El no tenia mas datos pero como sabían que era yo, se lo comunicaron a la Estación en Viet Nam, yo venia a pasar las navidades con mi familia después de haber estado casi un año allá y efectivamente, lo que hice fue que volé a Atlanta, alquile un auto para venir acá.

Cuando termine mis vacaciones aproximadamente el 7 de enero del 71 me traslade otra vez a Atlanta en auto y entonces de ahí tenia un vuelo que salía de Atlanta a San Francisco parando en Houston, Texas, y de ahí otro avión para ir a Viet Nam y a ultima hora como tenia una prima allí cogí un avión que salía una hora después, y en vez de parar en Houston paraba en Dallas, y cuando llegue a Viet Nam nadie me estaba esperando en Sai Gong y cuando fui a la embajada me dijeron

- Y tu que haces aquí? me preguntaron - Hombre, se suponía que yo llegaba hoy y nadie me estaba esperando en el aeropuerto.

- Pero el avión record en el que tu venias lo secuestraron y lo llevaron para La Habana.

Ahora, también era una época en que habían muchos secuestros podía haber sido una coincidencia o podía ser de verdad una tarea de ellos para secuestrarme. después daría con Ramírez que fue uno de los sobrevivientes de la guerrilla del Che que deserto en el 95 y se encuentra viviendo en Paris, y me comunico al entonces Capitán Jesús Bermúdez Cutino a Viet Nam para asesinarme con dos oficiales cubanos mas que tenían la cooperación de dos vietnameses y uno de ellos hablaba muy bien el ingles estaba infiltrado dentro de la embajada norteamericana pero que un viaje yo estaba fuertemente custodiado y otra vez me les había escapado y no habían podido hacer nada.

Ellos recibieron una gran reprimenda en Cuba cuando regresaron sin haber completado la operación y también en el 75 me dijeron que habían mandado a Gorrearan Merlo a asesinarme aquí a Miami y que el tipo le reporto a Cuba de que la Agencia se había percatado del atentado y que me habían sacado del país y realmente nosotros no sabíamos absolutamente nada, simplemente, yo acababa de operarme y me llamaron para ir a una misión al Líbano de urgencia y me metí como un mes en el Líbano y nunca nos enteramos de que eso había ocurrido. Y Gorreran Merlo fue precisamente el terrorista argentino español que fue el que asesino al General Somoza en al Paraguay años despues

Jay: Félix, la foto famosa, en el momento que es capturado el Che Guevara y el esta esposado para mi es la mejor foto del Che Guevara ya capturado que se haya podido apreciar. ¿Es Ud el que esta al lado de el en esa foto?

Félix: Es la única y la ultima foto de el vivo en cautiverio. Cuando aquello, para explicarte la secuencia, nos mandan a Bolivia precisamente, a otro compañero mío y a mí, porque nosotros no éramos ciudadanos norteamericanos y había una disposición específica del embajador norteamericano de que ningún ciudadano norteamericano podía participar en zonas de peligro y de combate para evitar otro Viet Nam empezaron a haber muertos norteamericanos en Suramérica.

Como éramos solamente residentes cuando aquello pues no violábamos esa disposición del embajador y se nos recluta en el área de Miami para mandarnos a Bolivia. Yo, por cierto, le pregunto al americano años después por que me escogió a mi porque el entrevisto alrededor de 16 cubanos y casi todos teníamos la misma experiencia paramilitar, habíamos estado en Bahía de Cochinos, etc.

Y el me dice, bueno por lo que Ud me dice al final.

Porque al final de la ntrevista el te decía: “Si yo lo escojo a Ud para ir a esta misión, que tiempo Ud necesita para movilizarse?”. Y algunos decían, bueno yo necesito una semana, otros decían, necesito tres días para organizar mis cosas, y yo cuando aquello le dije, mire si yo tengo tiempo yo voy a mi casa, me despido de mi Señora y nos vamos, sino hay tiempo para eso Ud me permite el teléfono yo la llamo y le digo que me tengo que ir y si no hay tiempo para eso, nos vamos y yo le doy el teléfono y Ud le dice que yo me tuve que ir.

Y me escogió por eso porque todo el mundo le había pedido equis cantidad de días para prepararse.

Lic Toledo: Permiso, Félix, ¿ya en ese momento Ud sabia que iban en busca del Che Guevara?

Félix: Si, ya después que nos dijeron eso, nos informaron que el Che estaba en Bolivia. Nos llevaron a Washington y nos dieron un briefing completo de la situación boliviana, de las guerrillas en Bolivia.

Jorge Félix: ¿De que años estamos hablando?

Félix: Estamos hablando del año 67. Inclusive, nos dieron a leer los interrogatorios que se les habían hecho a Regis Debraix, que fue el intelectual francés que posteriormente fue el asesor del Presidente Mitterrand en Francia, que había sido capturado con la guerrilla y Ciro Busto que era un periodista argentino.

Ciro Busto inclusive había hecho sketches pintados a mano de la cara de todos los guerrilleros con el nombre de guerra que ellos tenían y muchos se parecían a esos guerrilleros incluyendo al Che Guevara.

Ya había un consenso de que efectivamente  el Che Guevara estaba en Bolivia. Entonces ya se estaba entrenando en Bolivia un batallón especializado, entrenado por el Mayor Paty Chelton de las tropas especiales de Estados Unidos en Panamá para ver la capacidad porque el soldado boliviano realmente no estaba entrenado, y ellos utilizaban muchos los conscriptos del ejercito guerrillero para fabricar carreteras con el cuerpo de ingenieros de Bolivia porque tenian ese problema militar, entonces no había realmente una unidad capacitada, la prueba fue que durante los primeros combates muchos de estos soldaditos tiraban el fusil y se mandaban a correr porque no tenían experiencia ninguna.

Entonces, empezaron a darles  esa capacidad con un batallón de 600 hombres comandadas por bolivianos pero asesorada por las tropas especiales de Estados Unidos y entonces a nosotros se nos escogió para dar la capacidad de inteligencia a la Octava División de ejercito que era el área donde el Che estaba operando y también a las unidades militares había que acompañarlas en el momento que se desplegaban. Y eso fue un factor importante porque estando allá cada vez que yo tenía un encuentro con otras unidades que no era la especializada yo acompañaba al Mayor Ayoroa que era el jefe de inteligencia de la Octava División de Ejército y lo asesoraba.

En una de ellas había habido un encuentro en el Baho del Yeso, que era comandada por el Comandante cubano Juan Vitalio Acuna Núñez, y habían muerto casi todos los guerrilleros y había uno vivo que se habían llevado con ellos a Valle Grande que era Paco, el nombre verdadero era José Castillo Chávez.

Ya por información que yo había leído del propio Debraix y de Busto sabíamos que Paco estaba desafecto a la guerrilla y quería irse porque lo habían engañado.

Cuando lo reclutaron le dijeron que lo iban a llevar a Cuba y a la Unión soviética y el era comunista, realmente de Partido e ideológicamente y obviamente le encantaba ir a Cuba y a la Unión soviética y cuando el llega al lugar donde el pensaba que le iban a dar documentación falsa para ir al Paraguay y de ahí a Cuba, entonces ahí le dan un fusil y le dicen que esta en una guerrilla.

Entonces dijo su descontento se lo dijo al propio Che Guevara que lo mando con el grupo Juan Vitalio Acuna Núñez y estaban esperado el momento adecuado para que se fuera de la guerrilla porque el no quería seguir como guerrillero, el no llevaba armas en el momento en que fue capturado.

Jay: Félix, tengo que hacer una breve pausa comercial. Quiero decirles a los amigos oyentes que vamos a entrar ya en la parte del Che Guevara. Ustedes están escuchando al ultimo cubano que dialogo en vida con el Che Guevara, minutos antes de su muerte. Usted escucha el programa radial Magazine Cubano por NotiUno 630. Ya regresamos.


Jay: De regreso al programa Magazine Cubano por NotiUno 630, el único programa radial en Puerto Rico dedicado en su totalidad a denunciar la realidad de la Cuba que sufre. Estamos hablando esta noche en vivo y en directo desde la ciudad de Miami con Félix Rodríguez, reconocido luchador por los derechos humanos y en contra de la dictadura de Fidel Castro. Y el último cubano en dialogar con el Che Guevara minutos antes de morir.

Félix: Estábamos hablando del Barco José Costillo Chávez, en esa emboscada que fue una emboscada que se le hizo a el en el Baho del Yeso. Déjame decirte que es una de las cosas que es de notarse posiblemente el peor guerrillero del mundo haya sido el Che Guevara.

Es la única guerrilla en el mundo que yo conozco que jamás logra reclutar a un solo campesino en cerca de un año de operaciones en el terreno. Nadie, ni un solo campesino del área se le sumo a esa guerrilla.

Ellos se iniciaron con los cubanos que el Che Guevara llevo de Cuba, los disidentes que se convirtieron del Partido Comunista que llevaron los hermanos Inti y el Coco Peredo y lo que en si el área de operaciones jamás un solo campesino se le unió. Al único con quien ellos confiaban, que se llamaba, Honorato Rojas, un campesino cerca de ahí del Baho del Yeso, quien fue que los traiciono y es por eso es que muere la mayor parte por la guerrilla del Comandante Acuna Núñez, se salva Paco herido de balas en un brazo y una parte del pecho.

Ellos van a ver a Honorato Rojas para pedirle un punto donde cruzar el Río Grande, un río muy caudaloso, muy ancho, muy fuerte las corrientes cuando es la época de lluvia, en ese momento, y entonces tenían que tener un espectro del área para decirle por donde podían cruzar. Inclusive, ellos perdieron guerrilleros que se ahogaron tratando de cruzar el río por su cuenta.

Entonces, este campesino tenia contactos con el ejercito les dijo que esperaran que les iba a buscar el punto adecuado para cruzarlos y fue cuando se lo comunico al Señor Mario Vargas, Mario Vargas preparo su emboscada en ese punto cercano al Baho del Yeso, que tenia una serie de rocas en el medio del río, y por ahí Honorato Rojas llevo a la guerrilla para decirles que cruzaran por ahí.

En esa guerrilla iba la famosa Tania, la guerrillera, de Alemania del Este, yo he llegado a la conclusión que ella fue enviada por la Unión soviética para seguirle los pasos al Che Guevara, el Che Guevara era pro chino y había perdido el apoyo de Castro precisamente por ser pro chino, ellos habían tenido un problema antes en Egipto con el embajador soviético, de ahí lo marginaron por completo de la fuerza de poder de Cuba.

Entonces, Honorato Rojas le dice por donde cruzar a la guerrilla y había una emboscada del Capitán Vargas y ahí muere casi en su totalidad la guerrilla. Cae preso José Castillo Chávez vivo y Ernesto Bermúdez que después lo ejecuta el mismo ejército esa noche por bravuconerías con el ejército y yo me traslado a Valle Grande para ver al prisionero con el Mayor Chausedo, Jefe de Inteligencia de la Octava División.

Ahí me encuentro que estaba dialogando con el ejercito con el Teniente Coronel Félix, que pertenecía al regimiento pando de ingeniería y Félix le estaba diciendo al general que este Señor no sabia nada, que lo habían interrogado, que le habían dicho a la prensa de que estaba gravemente herido y que le diera la orden nada mas para eliminarlo y decir que había muerto de las heridas en combate.

Yo sabiendo la información que había ya por parte de Bustos y de Debraix de que este estaba desafecto a la guerrilla y quería irse, yo sabia la importancia que tenia el interrogatorio este, ya que obviamente no iba a cooperar con los guerrilleros, al contrario, ya el quería irse de ahí.

Entonces, logro de que el general Dávila Fuentes me entregue al prisionero, lo recojo conjuntamente con el Mayor Chausedo, lo monto en un avión C-46 que había ahí de la fuerza boliviana y lo llevo a Santa Cruz de la Sierra donde lo estuvimos interrogando por largo tiempo.

Paco fue instrumental en darnos la información que eventualmente se utilizo para que el Coronel Centeno Naya parara el entrenamiento del batallón y lo llevara a operaciones. Paco informo la forma en que se movía el Che, que se movía con un grupo un kilómetro adelante llamado Vanguardia, el Che con el grueso de la tropa en lo que llamaban Centro, y tenia otra unidad de alrededor de diez hombres, en la retaguardia que con el nombre de todos ellos, tenia una especia de cuna, alante y otra atrás por si había una emboscada que chocara primero con la Vanguardia y por si venían por detrás chocaran con la retaguardia y así proteger al Che que iba en el medio con el grueso de la tropa.

Eso nos fue sumamente valioso cuando a finales de septiembre me encuentro ante del Teniente Galindo en algún lugar cerca de La Higuera y nos comunican en el Estado Mayor en Santa Cruz de que el Teniente Galindo tenia tres muertos y se los estaba llevando para una población pequeña que se llamaba Bucara.

Ahí me traslade yo con el mayor Chausedo, mi compañero, y esperamos al Teniente Galindo que vino con los tres cadáveres que resultaron ser Mario Gutiérrez Aldayo, medico boliviano, Miguel que era un Capitán cubano que después nos enteramos que era el Capitán Hernández Osorio, y también el Coco Peredo, el líder de la guerrilla por la parte boliviana, pertenecían a la Vanguardia del Che.

Con esta información es que voy a hablar con el Coronel Centeno Naya, le digo, mi coronel el Che Guevara esta en el área definitivamente, les recomendé, que organizaran el batallón completamente aunque le faltaban todavía dos semanas de entrenamiento y me dijo, pero como Ud sabe realmente que ahí esta el Che?

Y le dije, mire es la información de Paco, la Vanguardia, el Centro y la Retaguardia, el Teniente Galindo nos informo que el era de la guerrilla y empezó a preparar la emboscada y de momento le sorprende la guerrilla, el había visto al grupo del Che a un kilómetro casi ya y la Vanguardia venia subiendo la loma y los tres nombres de los muertos que tuvo la vanguardia son tres nombres que concuerdan con lo que nos dijo Paco, que eran la Vanguardia del Che pues obviamente lo que el estaba viendo era el grupo del Che.

Entonces, el Coronel Centena ordena terminar el entrenamiento y moviliza ese mismo día el batalló n a finales de septiembre hacia el área de la Higuera, que fue donde ultimo se vio al Che.

Eran cuatro compañías de 200 hombres cada una. Una compañía se quedo en Valle Grande, de apoyo, y se desplazaron 600 hombres a la zona de operaciones entres compañías de 200, 200 y 200.

Una era comandada por el Capitán López Leitona a quien se le encomendó cubrí el área del Río Grande para que no pudiera pasarse la guerrilla para el otro lado del río, otra la tenia el Capitán Cecho Torrelio, que después obviamente llego a se Presidente de Bolivia, esa era una compañía de reacción que se ubico en el área de La Higuera.

La otra compañía era la del Capitán Gary Prado, que fue la que se desplazo en la búsqueda del Che, con su tropa caminando a través del terreno. Y la del centro era para darle apoyo una vez que ellos detectaran a los grupos guerrilleros.

A eso se le sumo que el Capitán Gary Prado desplazo delante de su unidad a un grupo que el compañero mío había entrenado en La Esperanza que era el lugar donde fueron entrenados esos soldados, que se llamaban los Ojos y Oídos del batallón. Eran soldados jóvenes que hablaban el quechua y el aimalayo, dialectos locales del área y se movieron en ropa de civil a hablar con el campesinado para buscar información.

El día 7 de octubre del 67 por la noche regresaron una de estas unidades de inteligencia de civil y le dicen al Capitán Gary Prado que habían sido informados por campesinos que había voces en La Quebrada del Yuro, ubicaron en el mapa donde estaba La Quebrada del Yuro, que obviamente ahí no había nadie.

El Capitán Gary Prado desplegó su compañía de 200 hombres en La Quebrada del Yuro, esa noche, y el ocho por la mañana empiezan a avanzar y efectivamente empieza el combate.

Toda la guerrilla estaba metida dentro de esa Quebrada como una especia de riachuelo que pasa por abajo en forma de hondonada. Entonces, en ese lugar es donde cae preso, herido, el Che Guevara.

Y me cuenta uno de los soldados que efectivamente en el momento en que se encuentra con el Che, el Che a quien el estaba ayudando porque tenia una balazo en una pierna, y lo estaba ayudando a salir, un boliviano que el nombre de guerra era Willy, después nos enteramos que el verdadero nombre era Simón Cuba y entonces en el momento que el se encuentra con las unidades de inteligencia nuestra el Che le dice: “No tiren que yo soy el Che, yo valgo más vivo que muerto”, una reacción normal al verse frente a frente a soldados que lo estaban apuntando.

Y entonces ahí se lo llevan al Capitán Gary Prado y entonces lo inmovilizan y lo llevan a la escuelita de La Higuera, una población pequeña de 15 o 16 casas, donde no había ni siquiera carreteras para llegar había que llegar o bien por helicóptero o salir de alli a caballo.

Y nos comunican a nosotros en el otro lado y nos informan que - ¨papá cansado¨, papá el líder de la guerrilla y cansado que estaba preso, herido y vivo.

En aquella oportunidad no sabíamos si realmente era el Che porque había otro líder boliviano que era el Inti Peredo, el hermano del Coco que ya había muerto en el combate con el Teniente Galindo.

Entonces, yo había preparado unos equipos de radio a tres aviones AT-6 de las fuerzas aéreas bolivianas porque no había equipo de radio compatible con las tropas de tierra y yo pedí prestado tres radios TrS-10, del ejercito y se los instale en la cabinas de los aviones de la fuerza aérea, cosa que podían hablar mas tropas en tierra para coordinación.

Entonces, yo me monte atrás de uno de los aviones, el Mayor Cerrate, Jefe de Operaciones atrás de otro, volamos al área de operaciones y ahí constatamos que el Papa era extranjero, que efectivamente era el Che Guevara.

Jay: Félix, antes de continuar quiero que nos aclares algo. Hay alguien de apellido Villoldo que dice que el fue quien enterró al Che.

Félix: Gustavo Villoldo fue el compañero que fue conmigo a Bolivia, el fue el que mas se ocupo de entrenar la unidad de inteligencia que yo te dije.

Después cuando llegamos el fue el que se ocupo, según me dijo, de eso, yo no estaba presente porque a mi me mandaron con toda la documentación a Santa Cruz de ahí a La Paz para entregárselo a la embajada americana. Seguimos con el relato.

Entonces, ya estando la operación ahí se desplegó y al Che lo tienen preso ahí y esa noche la Octava División completa se había movilizado de Santa Cruz para Valle Grande que era el pueblo mas cercano que había a la zona de operaciones donde estaba operando y se estableció el Estado Mayor conjunto de esa unidad.

Entonces, ya ese día el Coronel Centeno había enviado al Teniente Coronel Félix al área para que interrogara al Che y recopilar toda la documentación que el Che tenia para que no se lo repartieran los soldaditos como trofeos de guerra.

Esa noche brindamos y buscamos un par de botellas, entonces, yo le pedí al Coronel que yo quería acompañarlo al día siguiente.

En ese momento, que era un fin de semana, estaba en Santa Cruz, yo era el único que me había quedado ahí.

El Coronel le pregunto a sus oficiales que sabia el daño que este Señor le había hecho a mi patria ellos no objetaban que me llevara consigo ya que en el helicóptero nada mas que cabía el piloto, el coronel y alguien mas.

Por supuesto, todos los altos oficiales de la Octava División como el segundo jefe, el jefe de la inteligencia, el jefe de operaciones, todos querían ir. Yo tenía una excelente relación con todos ellos y accedieron a que yo acompañara al Coronel Centeno.

Jay:  Félix, vamos a identificar el programa y regresamos en enseguida al Programa Magazine Cubano por NotiUno 630 con esta historia real vivida por Félix Rodríguez. Vamos a entrar a la parte donde Félix tiene contacto directo con el Che Guevara antes de morir.

Félix: Entonces, eso fue el 8 de octubre por la noche, el nueve por la mañana temprano a las siete de la mañana despegamos en un helicóptero el Coronel Centeno Anaya, Jefe de la Octava División y yo que iba sentado atrás al lado del Mayor Jaime Nino de Guzmán de la Fuerza aérea de Bolivia.

 

Volamos una media hora aproximadamente y aterrizamos en una plazoleta abierta más o menos al lado de la escuelita donde tenían preso al Che Guevara.

Ahí nos estaba esperando ya el Mayor Ayoroa, Jefe de Operaciones del segundo batallón de Ranger, estaba el Capitán Gary Prado, el capitán Aznau y otros oficiales bolivianos. Félix tenia con el una cartera de cuero, color camello, que era donde tenia el Diario del Che Guevara, los libros de clave del Che Guevara, fotografías que el tenia, libretas con anotaciones firmadas por un tal Ariel con mensajes de Cuba, después por Benigno nos enteramos que este Ariel era Ariel Carretero que era el oficial de comunicaciones que atendía esa operación desde Cuba.

Entonces, entramos en la habitación, entre con ellos yo no dije nada pues el que hablaba era el Coronel, el trato de interrogar al Che Guevara, el Che Guevara estaba amarrado de pies y manos en el suelo y cerca de el tenían el cadáver de dos cubanos, uno de ellos era el Capitán Pantoja, que había sido jefe de entrenamiento para todas las guerrillas en toda América latina y otro oficial cubano mas. Ya estaban muertos y lo tenían frente por frente en el mismo piso.

El trato de hablar con el Che Guevara, el Che Guevara lo miro y no le contestaba nada. El Coronel obviamente se molesto y le dijo: Ud invadió mi patria, lo menos que puede hacer es contestarme, el Che no le contesto, de ahí salimos de la habitación, yo le pregunte al Coronel que si me podía entregar la documentación para fotografiarla para mi gobierno. El le dio órdenes al Coronel Félix que me la entregara.

Yo saque una especie de mesa que había muy pesada de madera en un lugar apartado que había un teléfono, que le decían el lugar del telegrafista pero tenia una sola línea de teléfono con Valle Grande. En ese momento, yo tenia una cámara Penta de 35 milímetros, y fotografié el diario del Che completo, las hojas que tenia de los mensajes de Ariel y demás y después estando ahí como el Coronel se había ido a la zona avanzada de operaciones, llego una llamada de teléfono para el oficial de mas alto rango.

Cuando aquello yo tenia el grado de Capitán que se nos había dado por el ejercito boliviano tanto al compañero mío como a mi, teníamos el grado de Capitán, y en ese momento, en la población de La Higuera, nada mas que habíamos dos tenientes, el teniente Pérez y otro teniente mas.

Entonces, obviamente me llamaron a mi para que contestara la llamada de teléfono era una llamada de Valle Grande del alto mando de las fuerzas armadas, el Mayor Chausedo, Jefe de Inteligencia, entonces me comunico de ordenes superiores 500- 600.

Ya yo sabia porque habíamos hablado antes que el código 500 significaba el Che Guevara y 600 significaba muerto y 700 significaba vivo.

Cuando el Coronel Centeno regreso antes de irse yo lo llame aparte y le dije, mi coronel hemos recibido instrucciones de su gobierno de eliminar al prisionero. Las instrucciones de mi gobierno es tratar de mantenerlo vivo a toda costa tenemos equipos aéreos para poderlo movilizar a Panamá para interrogatorio.

Me dijo, mira Félix, yo tenia el nombre de Félix Ramos, mira Félix, hemos trabajado empíricamente, pero estas son ordenes del Señor presidente de la republica y el señor comandante de la fuerzas armadas, que yo no puedo dejar de cumplir. Miro su reloj y dijo, tienes hasta las dos de la tarde para interrogarlo y lo puedes ajusticiar en la forma que tu quieras porque sabemos el daño que le ha hecho a tu patria, yo quiero tu palabra de caballero de que a las dos de la tarde tu me traigas al cadáver del Che Guevara y yo le dije, mi coronel trate de hacerles cambiar de idea porque es importante lo que pueda aportar en inteligencia pero sino hay una contraorden yo le doy mi palabra que yo le llevo mi palabra del Che.

Nos dimos un abrazo, nos separamos y como el me había dicho el helicóptero regreso llevando comida y municiones a las tropas que estaban ahí y llevándose los soldados heridos y los soldados muertos. Entonces, inclusive en ese interim, una de las veces que vino el helicóptero el Mayor Jaime Nieves Guzman se apareció a la habitación donde yo estaba hablando con el con una cámara y me dijo: “Mi capitán, el Chausedo quiere una foto con el prisionero”. Entonces, yo lo mire y le dije: “Comandante, le importa? Y me dijo, no a mi no. Entonces, lo ayudamos a salir de la habitación, yo agarre la cámara y el Mayor Chausedo como no sabia realmente lo que iba a pasar porque en ese momento no había instrucciones pues no se sabia lo que iba a pasar no se había podido convencer al alto mando de mantenerlo vivo. Le cerré el lente, le puse alta velocidad, la foto no salio y le di la cámara mía para que el tirara la foto y le arregle bien el lente.

Y en ese momento, yo le puse la mano alrededor al Che y le dije: “Comandante, mire al pajarito”. Y el tipo se murió de la risa. Cuando yo entrego ese rollo en La Paz le digo al oficial de inteligencia de la Agencia que había una fotografía mía con el Che donde el se esta riendo. Obviamente, el cambio la expresión de la cara cuando iban a tirar la foto y es la foto que tu has visto que sale en el libro. Después de tirar esa foto entre otra vez a la habitación, el Mayor se retiro, se fue otra vez en su helicóptero.

Estando ahí esperando, mientras yo tomaba notas conversando con el y demás viene la profesora del colegio cuando yo estaba terminando de tomar otras notas y me dice, mi capitán, mi capitán cuando lo van a matar? Digo, Señora por que Ud dice eso? Porque nosotros vimos que Ud se fotografió con el allá afuera y mire, me enseña un radiecito pequeño portátil de baterías que ella tenia, y dijo: La radio esta dando ya que ha muerto de heridas en combate.

O sea, cuando ya yo me di cuenta que la radio boliviana estaba dando esa información, que obviamente era por orden del alto mando boliviano que había dado esa noticia, ya no había mas nada que esperar, era aproximadamente las doce y media del día hora de Bolivia. Entonces, entre en la habitación, ya yo le había quitado la primera vez que hable con el los amarres y lo había sentado en un banquito pequeño frente a los dos cadáveres que tenían allí de los cubanos, y me le pare enfrente y le dije: Comandante, lo siento, yo he tratado pero son ordenes superiores del alto mando. Mira, se puso blanco como un papel pero me dijo: “Es mejor así, yo nunca debí de haber caído preso”.

Entonces, saco una pipa que el tenia y me dijo: “Quiero entregarle esta pipa a un soldadito que se porto bien conmigo”, y en ese momento el Sargento Mario Terán, que fue el que estaba ejecutando a todos los prisioneros allí en el área, irrumpió en la habitación y dijo: “Yo quiero la pipa, mi Capitán, yo la quiero”. El Che agarro, retiro la pipa y dijo: No, a ti no te la doy. Entonces, dos veces tuve que ordenarle fuertemente para que saliera de la habitación. Por fin salio. El tenia la pipa pegada al cuerpo y entonces le dije: “Comandante, me la da a mi?”.

Se quedo pensando por unos segundos. Me miro y me dijo: “Si, a ti si te la doy”. Me la dio y me la guarde en el bolsillo izquierdo de la camisa del uniforme y entonces me dijo: Comandante, puede hacerle llegar un mensaje a su Señora.

 Y lo primero que me dijo, en forma sarcástica, “Si puedes, dile a Fidel que pronto vera una revolución triunfante en América”. Yo me imagino que seria sarcásticamente porque el diría, me abandonaste pero esto va a triunfar. Y después ya cambio y me dijo, si puedes dile a mi Señora que se case otra vez y que trate de ser feliz.

Fueron las últimas palabras. Fue adonde estaba yo, me dio la mano, un abrazo, y de ahí se retiro y paro enfrente pensando que era yo el que le iba a tirar. De ahí Salí de la habitación, aquello estaba lleno de soldados afuera. Me dirigí al Sargento Terán que sabia que estaba siendo de ejecutor de todo eso. Le dije, sargento hay instrucciones de su gobierno de eliminar al prisionero. Me puse la mano al nivel de la barbilla. No le tire de aquí para arriba, tírele de aquí para abajo pues se supone que este hombre haya muerto de heridas en combate. Si mi capitán, si mi capitán dijo.

Eran aproximadamente la una de la tarde de Bolivia. De ahí entonces me retire al lugar avanzado donde yo había fotografiado el diario y a la una y diez aproximadamente escuche una ráfaga pequeña. Y anote en el reloj que había sido la hora en que había terminado su vida. Como a la una y veinte, una y media, vino entonces bajando de la loma el Capitán Gary Prado con el capitán Sánchez Tolerio. Nos juntamos los tres y entramos a la habitación.

Entonces, estaba el cadáver del Che bocarriba, la cara la tenia llena de fango, era también un piso húmedo puede ser que haya caído de frente contra la tierra. Yo no lo vi porque no estaba presente. Entonces, ahí Sergio Correlio con una barbita le cruzo la cara y le dijo: “So HP me has matado tantos soldados”. Nos abrazamos y el capitán Gary Prado nos dijo: “mi capitán, hemos acabado con las guerrillas en América Latina”. Entonces, le dije, mi capitán sino las hemos acabado por lo menos las hemos demorado por largo tiempo.

Ya eran cerca de las dos de la tarde y ya se escuchaba el helicóptero que venia. Ellos se fueron. Yo pedí un vaso de agua a un soldado y le lave la cara y trate de cerrarle la quijada con mi pañuelo y los ojos que se le abrieron otra vez, no fue fácil cerrarlos en corto tiempo.

Entonces, de ahí trajeron una camilla, lo montamos y lo trasladamos al portón derecho del helicóptero. Yo lo estaba amarrando y recuerdo que me dice el piloto Jaime Núñez Guzmán, mi capitán hálelo para alante para hacer contra peso. Le metí la mano por abajo y cuando lo hale y la saque la tenia llena de sangre. Aparentemente una bala le había roto la Horta y como eso era una camilla de plástico se había concentrado la sangre debajo.

Me limpie en el pantalón, de ahí entonces, ya entre en el helicóptero y en ese momento vino un soldadito y le dijo al piloto: “Esperen, esperen, que el padre quiere verlo”. Estuvimos un rato con el motor andando y se apareció un sacerdote católico que creo que era el padre Chile, de origen francés y se acerco al helicóptero y lo bendijo en la distancia. Por poco le lleva la cabeza porque se vino a bajar de la mula muy cerca de las arpas del helicóptero.

Y yo internamente pensé: “Este hombre que no creía en Dios, que era un ateo y sin embargo recibió la ultima bendición de la Iglesia Católica”.

De ahí despegamos en el helicóptero y en una media hora aterrizamos en Valle Grande originalmente se había hablado que íbamos a entrar primeramente al regimiento pando para que el coronel lo viera pero entonces el piloto me informo que había ordenes del Presidente de que lo llevaran directamente a la pista regular que lo estaba esperando la prensa y todo el mundo. Efectivamente, cuando llegamos había como catorce aviones que no estaban ahí cuando yo me había ido a las siete de la mañana.

Estaba la prensa internacional por todos lados, aviones, avionetas, militares y cantidad de civiles. Más de dos mil personas ahí esperando. Me baje la gorra que yo tenia lo más posible y pronto toco tierra. Me metí dentro del grupo para que no me vieran ni me fotografiaran. Todos vinieron entonces adonde estaba el cadáver. El compañero mío, Villoldo, fue el que se encargo entonces de recoger el cadáver, montarlo en una ambulancia gris, vieja, del hospital Nuestro Señor de Malta, y trasladaron el cadáver hasta allí.

Después por la noche me hicieron que les narrara la historia de mi conversación con el Che Guevara al General Alfredo Obando Candia, que era el capitán en jefe de las fuerzas armadas y después hubo una interpelación de el con otro oficial y le dice: “Si Fidel Castro negase que este es el Che Guevara nosotros necesitamos una prueba fehaciente, córtenle la cabeza y pónganla en formol”.

Le dije: “Mi general, Ud no puede hacer eso”. El me dice: “¿por que no?

Suponga Ud que Fidel Castro negase que este es el Che Guevara, Usted es un jefe de estado, Ud no puede presentar la cabeza de un ser humano.

Y me dijo: “Bueno, y Ud que sugiere?”.

Bueno, si Ud quiere una prueba tan fehaciente como esa, córtele un dedo, nosotros tenemos las huellas digitales del Che Guevara de la policía federal argentina.

Entonces, asintió con la cabeza, se viro al coronel que estaba y le dijo: “córtenle las dos manos y pónganla en formol”.

Entonces de madrugada, después que la prensa se había ido, a las tres o cuatro de la mañana me informaron de que le cortaron las dos manos y se la dieron en custodia al Ministro del Interior Argueda, que después empez ó a trabajar con Cuba y entonces esas manos las mando por correo a unas direcciones que el Che tenia de países diferentes ya que el no podía transmitirle a Cuba porque el radio transmisor que le había dado Cuba estaba defectuoso, no transmitía. El podía recibir llamadas de Cuba y podía romper con el libro de claves que el tenia donde la China comunista pero no podía transmitirles. Y entonces, a esas direcciones se le mando las manos por correo y copias del diario. No pudo vender el gobierno boliviano y querían venderlo para con el dinero que sacaran dárselo a las viudas de los soldados que habían muerto en combate.

Versión de este articulo en PDF

 

Articulos Relacionados
El Guerrero de las Sombras
Confesiones de un Sacerdote
Gustavo Villoldo reabre debate sobre los restos del Che
El Mejor Servicio a la Revolución Cubana
Ché: El hombre devorado por un Póster
Operación Che
 

Inicio | Puerto Rico | Cuba | La otra Cara | Cartas de Cuba | Conózcanos
© Fecha de Fundación 30 de Julio 2003 El Veraz - Derechos Reservados